Revista Ciencia de la Mente

Desde hace casi 90 años, la revista de la Ciencia de la Mente ha inspirado a los lectores a co-crear una vida más feliz, más rica y más satisfactoria mediante el uso de los principios espirituales.

Artículos de la revista Ciencia de la Mente

“EL MUNDO QUE TRABAJA PARA TODOS” EXPERIMENTO por Dennis Merritt Jones

La transformación personal es el primer paso en la transformación global
 — en crear un mundo que trabaje para todos. Este es el trabajo que tú puedes hacer.
Esperemos que esto voltee la atención de todos nosotros de
cambiar al mundo a cambiar uno mismo.
— Gary Zukav, autor de The Seat of the Soul”

    Se le ha llamado todo, desde una necesidad absoluta para la supervivencia de la raza humana, hasta excesivamente idealista, definitivamente no realista, completamente inalcanzable, pensamiento ilusorio; y por el contrario, se le ha llamado también nimiedad porque ya vivimos en un mundo que trabaja para todos. Donde la individualidad de expresa libremente, hay opiniones amplias y diversas alrededor del tema de “un mundo que trabaja para todos.”
    Para empezar, quizá deberíamos examinar la palabra “trabaja.” ¿El trabajo significa una labor o esfuerzo para producir algo tangible o de valor? ¿Significa el grado al cual algo funciona bien o mal? A lo mejor es un eufemismo que quiere decir acuerdo o aceptación, así como en, “Eso trabaja para mi porque cumple mi propósito personal y satisface mis necesidades.” El contexto es crucial.
    Como experimento, hice algo de investigación para ver donde se encontraba la gente en sus creencias personales acerca de un mundo que funciona para todos. Empecé por hacer estas preguntas a mis amigos y a personas desconocidas: ¿Crees que es posible un mundo que trabaja  para todos, y de ser así, qué tendría que pasar para crear ese mundo? O crees que ya existe? Las respuestas que recibí fueron sumamente diversas, de profundas a perversas.

AQUI HAY UNAS MUESTRAS:

  •     El mundo trabaja bien tal como es. La gente es el problema.
  •     En un mundo que funciona para todos, a nadie le faltaría el agua potable, alimento suficiente y albergue  adecuado.
  •     En un mundo que trabaje para todos, debemos aprender a vivir y dejar vivir a los demás.
  •     Sólo cuando haya paz en el mundo entero éste trabajará para todos.
  •     Simplemente, elimina las religiones. Entonces el mundo trabajará para todos.
  •     Deshazte de todas las etiquetas y juicios que nos ponemos el uno al otro que nos dividen.
  •     Cuando cada ser humano sea tratado con igualdad, el mundo trabajará para todos.
  •     Necesitamos matar a toda la gente que enseña odio si queremos un mundo que trabaje para todos.
        (Sí, esta fue una respuesta real.)

    Exactamente, ¿qué es un mundo que trabaja para todos, y dónde podrías tú tener influencia en este tópico? ¿Es realmente posible? ¿Ya existe? ¿A qué conclusión has llegado en tu mente y en tu corazón? Estas son preguntas importantes que hay que considerar porque tus creencias contribuyen a la “sopa de conciencia” que todos estamos confeccionando y sirviéndonos a nosotros mismos y a las generaciones futuras.
    Independientemente de la forma hacia la que te inclines en este debate, es crucial que abracemos la idea de que todos estamos en esta vida juntos, y por lo tanto, lo que afecta a uno nos afecta a todos. Compartimos el mismo nombre — ser humano — y respiramos el mismo aire y sacamos nuestro alimento de la misma fuente, la Madre Tierra.
    Otra vez, la pregunta es, ¿el mundo, tal como lo conocemos ahora, funciona para ti y para todos los demás tal como es, o algo necesita cambiar fundamentalmente para que eso ocurra? Y, si se requiere algún cambio, ¿estás dispuesto a ser el cambio que se necesita? Tal vez las respuestas a estas preguntas dependan de tu visión personal del mundo y para el mundo.

CONVIRTIENDO EL SUEÑO EN UNA VISION

    Percibir el mundo como es y no ser seducido a creer que está roto, mientras que al mismo tiempo sostenemos una visión de las posibilidades de lo que puede ser, es el trabajo de un visionario. Algunos pueden considerarlo como caminar en el filo de la navaja porque siempre habrá aquellos que no pueden ver la visión y que llaman soñadores o algo peor a aquellos que sí tienen la visión. La habilidad radica en sintetizar el sueño, en convertirlo en una visión encendida con pasión y en un plan que a su vez le ponga pies.
    Hace varios años, los Centers for Spiritual Living (“CSL”, Centros para la Vida Espiritual) hicieron precisamente eso cuando “Un Mundo que Trabaja para Todos” se volvió una visión oficial. Parece apropiado que CSL abrazara tal visión valerosa porque las palabras — y la intención que se encuentra en su esencia  — han estado flotando por el planeta por largo tiempo, y merecen ser revisadas, dotadas de nueva energía y proveídas de una nueva plataforma.
    A través de los años, la gente respetable en el movimiento del potencial humano ha abrazado la misma idea en una forma u otra. En 1927, en esta misma revista, nuestro fundador, el Dr. Ernest Holmes, anunció lo que llegó a conocerse como la Declaración de los Principios. El incluyó esto, “Creemos que el objetivo supremo de la vida es una completa emancipación de toda discordia de toda naturaleza, y que este objetivo es alcanzado por todos con seguridad.”
    ¿Describen estas palabras la visión de un mundo que trabaja para todos? Yo creo, estoy  seguro que sí. El hecho de que CSL eligió dar a la esencia de la declaración de Holmes un significado renovado, y visibilidad a una nueva generación tiene enorme importancia acerca de la intención, el corazón y el alma de la organización, sus líderes y sus enseñanzas.
    En mi opinión Holmes era un visionario y sus palabras resuenan como una declaración de una visión potencial para la humanidad. Una visión se origina en la mente de uno y se ve como una idea completada mucho antes de que se cumpla en el mundo relativo. Un visionario es el que vive en la visión aún antes de que otros puedan percibir la visión. Es por esto que los visionarios con frecuencia han sido llamados soñadores. Para un visionario, la encarnación de un mundo que trabaja para todos es exquisitamente omnipresente y a la vez intensamente personal porque incluye a todos. Tal visión señala el camino, invitando a todo ser humano a añadir regalos únicos a la mezcla, a vivir a la altura de un ideal más alto, para metafóricamente traer el cielo a la Tierra en una forma u otra, mientras al mismo tiempo, la perciben existiendo ya como Potencial Infinito.


    Claramente una visión es donde las semillas de un mundo que trabaja para todos se plantan y empiezan a germinar en formas nuevas.

TRANSFORMACIÓN GLOBAL: UN TRABAJO INTERNO

    Para algunos, el pensamiento solo de lo que se necesitaría para crear un mundo así va a requerir la voluntad de ir a donde nosotros, colectivamente, nunca hemos estado antes; un mundo donde la reverencia, el desinterés, el compartir, la cooperación, la compasión, el no juzgar y la inclusión son la norma. Quizá ese mundo ya existe para ti, quizá no. De todos modos, puedes estar seguro de que siempre habrá espacio para ampliar tu visión personal, para crecer y evolucionar en formas que añadan algo afirmativo a la sopa de conciencia de la cual sacamos sostenimiento y significado.

NOSOTROS SOMOS ESOS VISIONARIOS

Cada uno de nosotros somos visionarios porque tenemos la capacidad de proyectar una visión en nuestra mente y nutrirla en nuestro corazón mucho antes de que se convierta en una realidad en nuestro mundo exterior. Cada uno de nosotros hemos sido visionarios durante toda nuestra vida. Es así como creamos la vida que tenemos y el mundo que vemos ante nosotros cada día cuando salimos de casa. Lo que elegimos ver en nuestro mundo determina como vamos a responderle. La visión que tenemos para nuestra vida y nuestro mundo determina quienes somos. La visión que tenemos da el color a los lentes por los que vemos a la demás gente y a los acontecimientos.
    Con una consciencia clara, nuestra visión puede convertirse en un filtro divino por el que cada pensamiento, palabra, y acción pasa inspección antes de que sea convertido en forma, volviéndose parte del mundo que estamos co-creando con tantos otro seres conscientes. Un mundo que trabaja para todos evoluciona. Es un trabajo en proceso, una idea cuyo momento ha llegado, y cada uno de nosotros juega un papel crucial en su desarrollo.
    Cuando todo está dicho y hecho, sabemos que realmente sólo existe Uno de nosotros aquí. También sabemos que cuando dos o más se unen en una visión de Unidad, cosas sorprendentes suceden. ¿Puedo tener un testigo?

bottom magazines rev

Regístrese para nuestros correos electrónicos positivos: