Revista Ciencia de la Mente

Desde hace casi 90 años, la revista de la Ciencia de la Mente ha inspirado a los lectores a co-crear una vida más feliz, más rica y más satisfactoria mediante el uso de los principios espirituales.

Artículos de la revista Ciencia de la Mente

Revista Ciencia de la Mente - JUNIO, 2016 - Ty Andrews y David Ault comparten juntos una vida rica y poderosa. Su enfoque: “Amarse los unos a los otros es amar a Dios. TODO es amor.”

Amen Chorus

El Amor es el Amor
Y fluye a través de todo

— Patrick Soran —

¿Puedo tener un amén? Pensándolo bien, no importa.

    Ty Andrews sabe que estar casado con el Rev. Dr. David Ault es más que cantar un amén en coro para uno de los más prominentes ministros del Nuevo Pensamiento. “Nosotros dejamos la iglesia en la iglesia,” dice Andrews. “Nos apoyamos uno al otro en formas más profundas,” agrega Ault. Períodos de silencio cada mañana en el porche soleado, por ejemplo. O haciendo preguntas sencillas, dice Andrews, tales como, “qué puedo hacer por ti hoy?” o, “qué te gustaría cenar?” Amén a eso.

    Lo que esta pareja sí trae a casa de la iglesia — el Spiritual Living Center (Centro para la Vida Espiritual) en Atlanta — cada Domingo es un compromiso de practicar los principios en todo lo que hacen. La pareja regularmente usa afirmaciones positivas y tratamientos mentales, espirituales para ayudarse mutuamente en los momentos difíciles. Y cada uno comparte la visión de su vida con el otro. “Apoyamos los sueños de uno y otro,” dice Ault.

    La pareja tiene un profundo interés en ser completamente auténtica, lo que puede ser, digamos, complicado. Es fácil para un ministro y su pareja vivir sobre un pedestal, pero para que una relación funcione, tiene que estar anchada en traer el amor también a esos momentos en que están alejados del pedestal. “Uno al otro nos damos espacio para ser desordenado,” dice Ault. “No necesito un ministro,” se ríe Andrews; “Lo que necesito es un esposo.”

    En otras palabras, su matrimonio homosexual es exactamente como cualquier otro matrimonio en este lado del paraiso — partes iguales de dicha y cosas inconsecuentes.

    De hecho, estos dos hombres no piensan en su matrimonio como “homosexual.” Mi sexualidad está raramente en mi campo de conciencia,” dice Ault.
    Su trabajo como hombre y ministro no es acerca de la sexualidad. El está enfocado en cultivar el valor humano.” “Yo no veo una vida homosexual; yo veo mi vida,” dice.

    Y tampoco Andrews define su matrimonio por los cromosomas de sus participantes sino por el nivel de amor. “Amarse el uno al otro es amar a Dios,” dice Andrews. “Todo es amor.” El amor homosexual es amor de Dios.

    Hay otras dos “cuestiones” que tampoco aparecen en el radar de la pareja, aunque con frecuencia parecen merecer ser mencionadas por sus conocidos. Andrews es negro y Ault es blanco. “Nuestra conciencia acerca de la raza es la misma que acerca de ser homosexual,” dice Ault. “Nosotros ni siquiera lo notamos.”

    También existe la diferencia de edades de 16 años. “Nuestras vidas simplemente no son acera de nuestras edades,” insiste Ault. “La realidad es que todos vamos a morir, así es que ¿qué quiero hacer con mi vida?”

    Ault contesta esa pregunta con un resumen que incluye actuar, cantar, escribir, ser ministro, y también dirigir dos escuelas en Cambodia.

    El creció con la enseñanza de la Assembly of God (Asamblea de Dios). “No sólo restringido, estábamos reprimidos,” dice Ault.

    Su visión se amplió cuando se mudó a la ciudad de Nueva York para convertirse en actor. El solo hecho de ser actor en los años 1980s en Nueva York cayó en la categoría de abominación por parte de sus padres. “Y ellos ni siquiera sabían que yo era homosexual,” comenta.


    Cuando se lo dijo a su madre, ella respondió, “Tú no crees que el Señor es tu salvador? “ Y él respondió, “Pero si no he hecho nada de lo que necesite ser salvado.”

    Con el tiempo cayó bajo el hechizo de la idea de la practicante, autora y maestra de la Ciencia Religiosa, Louise Hay, acerca de que toda nuestra vida se trata de amarnos a nosotros mismos. Sin embargo, no fue hasta que leyó el libro de ella y asistió a un taller. El llegó por otra dirección. “Yo cantaba para ella en sus recorridos.”

    Para él, la enseñanza de ella tenía perfecto sentido, y lo que sucedió después es que se encontró tomando las clases de la Dra. Maureen Hoyt en Grenada Hills, California. No empezó con el propósito de ser ministro.

    “Me encanta aprender,” dice. Así es que acabó por convertirse en practicante tan solo para tomar las clases, y luego en ministro sólo para tomar esas clases.

    Por 18 años Ault viajó por los Estados Unidos, cantando y hablando en los centros de la Ciencia Religiosa en todos lados. “He cantado y hablado casi en todos los Centros en el país,” dice. Pero decidió asentarse, fundando un Centro para la Vida Espiritual en Mobile, Alabama. “Me encantó construir una iglesia desde los cimientos” dice.

    Después, de Allanta lo llamaron para ver si quería lanzar su candidatura para su puesto de ministro principal. “El ‘sí’ salió antes de que pudiera agarrarlo,” recuerda.

    Aparece Ty Andrews. “Conocí a David durante su candidatura,” dice Andrews, añadiendo en broma, “No hubo realmente una gran química.”

    El ambiente de Andrews es más bien en las corporaciones. Creció en Florida, asistiendo a la Universidad de Florida A&M, dedicándose al diseño gráfico corporativo, y terminó en Allanta. Después de que Ault se convirtió en ministro principal, Andrews asistió a una de sus clases, y la reacción química empezó.

    Cuando murió Harper, el perro amado de Ault, Andrews le envió una tarjeta. “Estaba llena de una bondad genuina,” dice Ault. “Ni siquiera estaba buscando algo, pero de repente ahí estaba.”

    Andrews y Ault han estado juntos seis años y casados dos y medio. Su vínculo es fuerte mientras que persiguen sus intereses individuales.

    Andrews se está transformando de su función corporativa a áreas completamente nuevas. Lamenta no haber tomado las clases de canto en la universidad; ahora lo está haciendo.

    “Me he dado cuenta que no puedo permitirme jugar en pequeño. Toda la vida es expresión creativa,” dice él. “Me he permitido volverme cantante.”
    Su única canción, “Space,” disponible en TyAndrewsMusic.com o en iTunes, es un recordatorio de que la paz está adentro, no en la astrología, no en el chamanismo, ni siquiera en la meditación. Fue escrita en un momento de obscuridad, de depresión en 2014. “Estaba tratando duro de traer la felicidad,” dice. “Era maravilloso estar con David que ha hecho el trabajo y que no me juzgó.”

    Andrews es también el director asociado del grupo musical del Centro que es conocido como “Sound of Light Choir Allanta (Coro del Sonido de la Luz Allanta)” Han aparecido en el programa de la mañana de Allanta Fox y publicaron un nuevo CD esta primavera, “En Vivo en Concierto.” Y está por volver a la escuela. “No quiero estar nunca en una posición de lamentar. Cuando dejo de ser un obstáculo en el camino, siento a Dios actuar a través de mi.”

    También Ault, se aparta del camino. “Soy un perpetuo estudiante de la vida,” dice, “fascinado por el proceso de las cosas y trato de permanecer alejado del apego a los resultados.”

    Este director espiritual de una congregación creciente es también el ganador de un premio como autor del libro, “The Grass Is Greener Right Here,” (el Pasto es Más Verde Aquí Mismo). Y aún así, él considera como su servicio más grande el Khmer Child Foundation (Fundación Khmer para Niños — que usted puede visitar en KhmerChildFoundation.org), donde dirige dos escuelas en Cambodia.

    Empleando ocho instructores locales, las escuelas se enfocan en proporcionar habilidades prácticas, educación, agua potable e higiene a sus 400 estudiantes jóvenes.

    “¡Estos chicos dominaron un programa de tres meses en dos semanas!,” exclama Ault, cuya pasión por ellos llena de orgullo su voz.

    ¿Homosexual? No importa. ¿Dos razas? No importa. ¿Diferencia de edades? No importa. “El amor es el amor,” dice Andrews. “Nada de lo demás importa.”

Amén a eso, hermano.

Andrews y Ault tienen 16 años de diferencia en edades. “Nuestras vidas simplemente no son acerca de nuestras edades,” insiste Ault. “La realidad es que todos vamos a morir, por lo tanto, qué quiero hacer con mi vida?” Esta pareja poderosa triunfa sabiendo que el amor homosexual es amor de Dios.

Los esposos capacitan a los niños de Cambodia por medio de vida de calidad, ayuda y educación.


Revista Ciencia de la Mente - JUNIO, 2016 -

Preguntas - "Amen Chorus”


Preguntas para dialogar:

1.    ¿Qué lecciones recibiste al leer acerca de las vidas de David Ault y Ty Andrews? ¿Cómo puedes aplicar estas lecciones a tu vida?

2.    ¿Dónde puedes estar limitando tu vida al definirla por clasificaciones tales como raza, orientación sexual, edad, u otras? ¿Cómo puedes trascender esos límites?

3.    ¿Cómo y por qué crees que el amor trasciende tales límites y categorías?

4.    ¿Alguna vez has sentido una llamada como la de Ault cuando siguió a Louise Hay y aprendió acerca de la Ciencia de la Mente? De ser así, ¿qué te atrajo y cómo respondiste a eso?

5.    Andrews dice que “toda la vida es una expresión creativa.” ¿Qué significa eso para ti?

6.    ¿En qué forma estás jugando en pequeño en tu vida? ¿Qué puedes hacer para “jugar en grande”?

7.    ¿En qué forma te está llamando el amor para aparecer en tu vida?

bottom magazines rev

Regístrese para nuestros correos electrónicos positivos: